Día de la Lengua Materna: la educación, razón por la que se pierde el conocimiento indígena y forma de restaurarlo

Día de la Lengua Materna: la educación, razón por la que se pierde el conocimiento indígena y forma de restaurarlo

  • Posted: Feb 27, 2019 -
  • By: -
  • 0 Comments

El 21 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Lengua Materna y se originó como apoyo al Movimiento por la lengua bengalí que en su fiesta de reconocimiento, en 1952, terminó en tragedia: cuando la policía y el ejército del estado pakistaní—que entonces ocupaba Bangladesh— abrieron fuego contra la multitud de hablantes que se manifestaban por sus derechos lingüísticos en Dhaka. A partir del año 2000, que es cuando fue proclamado por la UNESCO, se celebra este día que pretende promover la diversidad lingüística, cada vez más amenazada. Porque los hechos son graves y las estadísticas no mienten: cada dos semanas, en promedio, desaparece una lengua. Con ellas también se extinguen la memoria y un patrimonio irrecuperable.

Esta realidad tiene un impacto directo en el derecho a la educación, ya que las cifras apuntan que el 40% de la población mundial no tiene acceso a la educación en una lengua que habla o entienda. Sin embargo, existe una creciente conciencia y defensa de la importancia de que los sistemas educativos no contribuyan a la pérdida del lenguaje. Aparte de la inclusión, una razón clave para respetar el idioma indígena en la educación es la importancia de incorporar el conocimiento tradicional en las escuelas. Esto no es trivial: en estos días, por ejemplo, el conocimiento tradicional es reconocido como un recurso importante para adaptarse al cambio climático. Por esta razón, por ejemplo, Mundiya Kepanga, de la tribu Huli en Papua Nueva Guinea, asistió al evento de lanzamiento de nuestro Informe GEM 2016 sobre “La Educación al servicio de los pueblos y el planeta”, describiendo cómo, en su escuela, “aprendió a vivir en armonía con, y a cuidar a, nuestro planeta”.

La diversidad lingüística también crea desafíos, en áreas como la contratación de docentes, el desarrollo curricular y los materiales de enseñanza, y las políticas para la educación bilingüe a menudo no se implementan por completo. En Chile, cuando las lenguas indígenas se incorporaron en los currículos oficiales en 2010, los maestros de una escuela preescolar intercultural y bilingüe sintieron que, además de aprender la lengua, necesitaban más conocimiento cultural y experiencia de primera mano con las comunidades indígenas.

Y sí, aunque algunos pueden negarlo, la educación no es necesariamente la respuesta a este problema. La educación puede ser tanto la razón por la que se pierde el conocimiento indígena como una manera potencial de restaurarlo. Días como hoy, años como 2019, nos ayudan a reevaluar nuestras políticas y programas de educación para asegurarnos de que no somos parte del problema, sino que, más bien, somos parte de la solución.

UNESCO ha declarado 2019 el Año Internacional de las Lenguas Indígenas (IYIL2019 por sus siglas en inglés), declarando que “esperamos que las acciones tomadas durante el IYIL2019 generen tanto interés y cambio positivo como sea posible para las lenguas indígenas y para aquellos que las hablan. La supervivencia y la robustez de las lenguas indígenas desempeñan un papel vital en el desarrollo sostenible de las comunidades que las hablan. Como tal, los eventos que tengan lugar durante el IYIL2019 deben tener en cuenta los tres temas principales del año, que abarcan tanto la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Es a través del lenguaje que nos comunicamos con el mundo, definimos nuestra identidad, expresamos nuestra historia y cultura, aprendemos, defendemos nuestros derechos humanos y participamos en todos los aspectos de la sociedad, por nombrar sólo algunos. A través de la lengua, las personas preservan la historia, las costumbres y tradiciones de su comunidad, la memoria, los modos únicos de pensamiento, significado y expresión. También lo utilizan para construir su futuro.El idioma es fundamental en los ámbitos de la protección de los derechos humanos, la buena gobernanza, la consolidación de la paz, la reconciliación y el desarrollo sostenible.”