Voces de los protagonistas

La familia ignaciana y la cumbre de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible

La familia ignaciana y la cumbre de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible

  • Posted: Sep 21, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

Los jesuitas y sus colaboradores, compañeros de trabajo, benefactores y sus socios, durante los últimos siglos han sido vistos, conocidos y han hecho un gran trabajo en materia de educación.

Y ahora es el tiempo para que los jesuitas y sus colaboradores y sus socios, tomando en cuenta todo el trabajo ya hecho y mirando la experiencia de los Objetivos del Milenio y el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, trabajen para una educación inclusiva, equitativa, de calidad y accesible.

Al hacer esto, los jesuitas no solo seguirán haciendo su trabajo tradicional, sino que estarán más orientados a trabajar especialmente para la emancipación de los más vulnerables y marginados.

 

Pau Vidal sj, contribuyendo a garantizar el derecho a educación en Sur Sudán

Pau Vidal sj, contribuyendo a garantizar el derecho a educación en Sur Sudán

  • Posted: Jul 10, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

Mi nombre es Pau Vidal, soy jesuita, Director del servicio Jesuita a los Refugiados del proyecto en Mabán, en Sudán del Sur donde actualmente hay 130.000 refugiados más desplazados internos. La educación es muy importante en contextos de violencia, en contextos de inestabilidad porque permite una cierta normalidad, permite que los niños y los jóvenes puedan ir a la escuela cada día, puedan tener un cierto ritmo. Pero además, más importante todavía, es que ofrece un espacio de protección de sus derechos, y construye un futuro mejor, ofrece la oportunidad de que las personas piensen por ellas mismas y no tomen las armas otra vez. Por lo tanto la educación es la construcción de un futuro mejor, un futuro en paz.

David Holdcroft SJ, el derecho a la educación para refugiados en Malawi

David Holdcroft SJ, el derecho a la educación para refugiados en Malawi

  • Posted: Jun 24, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

“Mi nombre es David Holcroft, director regional del Servicio Jesuita de Refugiados en Sudáfrica. En la actualidad hay 55 millones de personas refugiadas y desplazadas forzosas en el mundo, y 80% de ellos son jóvenes así que es fundamental que estas personas tengan acceso a la educación; no sólo hombres jóvenes, sino mujeres jóvenes, personas discapacitadas, mujeres que se han casado muy jóvenes y necesitan volver a la escuela, toda clase de personas. Porque estas personas construirán el futuro. Resulta también esencial que la educación no sólo sea enseñar a las personas a leer o escribir sino a pensar y a tomar una actitud positiva y contribuir positivamente a las sociedades de las que forman parte. Nuestro mundo son personas y nosotros construimos nuestro mundo así que eduquemos a las personas para nuestro mundo.

 

Ghada,  una estudiante siria refugiada en el Líbano

Ghada, una estudiante siria refugiada en el Líbano

  • Posted: Jun 20, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

» (…) Me  gusta mucho la escuela. Echo de menos mis amigos y profesores cuando estoy en casa. Me gusta mucho la escuela. Mi asignatura favorita es cuando tenemos clase de dibujo, música o deportes. Todos jugamos y cantamos juntos, nos divertimos mucho (…)»

«Al principio creía que estaríamos aquí uno o dos meses. Ahora llevo aquí tan tiempo. Parece interminable.»

Este es el testimonio de Ghada, una niña de 13 años de Aleppo, Siria, que se tuvo que trasladar a Líbano hace un año porque su padre perdió su trabajo debido a la crisis siria.

¿Cómo puede un país educar a todos los nños cuando su población ha crecido un 25% en menos de 4 años? Para paliar las necesidades de los estudiantes refugiados sirios, algunas escuelas libanesas tienen dos turnos para duplicar su capacidad. Otras tienen que denegar el acceso a los niños. En comunidades alrededor del país, desde el valle Bekaa hasta la costa del Mediterráneo, el Servicio Jesuita de Refugiados está creando escuelas para los niños sirios en áreas donde las oportunidades de escolarización no estaban disponibles previamente. Actualmente dirigen tres escuelas que son una realidad gracias a la cooperación inter religiosa, ya que por ejemplo una de ellas se encuentra dentro de una mezquita. De hecho, el imam del pueblo reconoce que «tenemos que promover oportunidades educativas y culturales para ellos sin tener en cuenta el entorno religios en el que el niño se ha criado».

Los pequeños milagros cotidianos y el derecho a la educación

Los pequeños milagros cotidianos y el derecho a la educación

  • Posted: Jun 05, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

Esta entrada ha sido escrita por Cecilia Villarroel, Coordinadora de la Fundación Entreculturas Fe y Alegría en la Comunidad Valenciana, España.

Valencia nos sorprende con un día gris y lluvioso.

Es una fecha importante pues nos disponemos a participar en la SAME, es decir en la Semana de Acción Mundial por la Educación que se realizó el 22 de abril en la Universidad de Valencia.

Decenas de jóvenes de centros educativos, estudiantes, profesorado junto con las ONGD que conformamos la CME en Comunidad Valenciana1, comienzan a instalarse en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación .

Este año bajo el lema “Yo voto por la educación ¿y tú?» hemos invitado a todo el profesorado y alumnado a reflexionar sobre el enorme reto de cómo incidir en la Agenda de Desarrollo post 2015.

El acto será la representación de una asamblea tal como se celebra en Naciones Unidas, cuyos protagonistas serán los y las jóvenes de institutos de Valencia, así como estudiantes de la Universidad que expondrán diferentes situaciones en torno al derecho a la educación, en países muy concretos.

Comienza la Asamblea. Desfilan por el escenario los chicos y las chicas que han trabajado con testimonios y casos, que ilustran lo que ocurre en Brasil, Senegal, Tailandia, y Finlandia. Este último país invita a Argelia y al pueblo Palestino, a que acudan al estrado ya que no tienen voz, en el ámbito de Naciones Unidas. Estas voces se pronuncian especialmente para para poder poner de relieve lo que significa la falta de acceso a la educación y sus consecuencias, en la vida de las personas, o lo que implica la dificultad de asistir al colegio cuando el sonido de las bombas acompaña de continuo a los niños y niñas que aun en estas condiciones, intentan jugar y aprender.

IMG_0048                         IMG_0058

Esta luz que se enciende sobre el derecho a la educación en la última semana de abril desde hace 12 años en 120 países, nos actualiza y nos permite traer aquí y ahora, a los 58 millones de niños y niñas que siguen sin escolarizarse en el mundo.

Desde la CME compartimos cifras, algunos avances, y muchos retos aún pendientes y compromisos que no han llegado a cumplirse y que habían sido asumidos por más de 150 países firmantes, en el Foro Mundial sobre Educación celebrado en Dakar en el año 2000.

A lo largo de estos años nos hemos acercado con un lema diferente a la sociedad española, con esta mirada que aunque parezca lejana no lo es, y que ha encontrado en la actualidad un punto de conexión, con los recortes sufridos en materia educativa en nuestro país.

Para los próximos quince años, queda aún un largo recorrido para lograr la Educación para Todos y Todas y es la ciudadanía en su conjunto, quien debe velar por su cumplimiento.

Pero en realidad ¿qué es lo que está sucediendo cuando vemos que un colectivo de jóvenes que nunca han estado privado de educación, se movilizan, trabajan, participan y pronuncian un mensaje poniéndose en “lugar de”, y sintiendo como si estuvieran en “otra piel”, en otro sitio , en otro continente y situación, para reivindicar ese derecho que creen insoslayable? Por otro lado, ¿las personas adultas somos capaces de dejarnos conmover por estos temas tan sensibles, de la manera que ellos lo hacen?

Probablemente esto sea la demostración de que los pequeños milagros cotidianos existen y tienen rostro de adolescentes que despiertan a la realidad y al compromiso, desde la ternura.

 

 

 

1.- La CME en Comunidad Valenciana está conformada por : Ayuda en Acción, Educo, Fundación Por la Justicia, Fundación Mainel, Illewasi, Jóvenes y Desarrollo, Intered, Federación de Enseñanza de CCOO, Pau i Solidaritat, STEPV , Escoles Solidaries y Entreculturas.

Chefa, una mujer alfabetizada en un programa de Fe y Alegría Perú

Chefa, una mujer alfabetizada en un programa de Fe y Alegría Perú

  • Posted: Mar 30, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

«He nacido en el Bajo Piura y ahora tengo 68 años y he tenido una niñez muy triste, muy triste; nunca jugué con muñecas, nunca sabía lo que era un juego, solo era trabajo y trabajo.

Tampoco fui a colegio, nunca se ve ni un día la puerta de un colegio, porque esa era nuestra costumbre del campo. Para mí era normal que vivamos así, al colegio no íbamos, ¡así será! lo decía yo, pero ni siquiera una idea para que nuestros padres que nos manden al colegio. Para mí era normal. No tenía otra salida porque como no entendía ni no sabía para mí era una oscuridad, que así es, y así será.

Después de haber tenido esa niñez, esa juventud que éramos esclavas, de toda esa oscuridad, de toda esa maldad, vino la reforma. Y ya nos movilizamos, allí he visto el cambio totalmente, empecé ver que la vida no era así.

Entonces fui aprendiendo, poquito a poquito, aprendí, ¡ay qué alegría me dio!, porque ya aprendiendo la ‘a’, la ‘b’, y ¡de repente ya juntado las sílabas! Que me enseñaron que eran sílabas. ¡Yo que sabía de las sílabas! Ya puse mi nombre… ya leía pues deletreando letrita por letrita, ya se me contaba una palabra, ¡ay, qué alegría! Yo, allí fue, ese mi nacimiento, para mí, digo yo, un nacimiento rico, rico, rico porque ya aprendí a leer y, ahora, avanzado, avanzado, avanzado, ahora se muchísimas cosas, he sido partera, he salvado a niños, ahora soy rica en comparación cuando fui niña. Ahora soy. Estoy orgullosa de lo que sé.»

 

María: voluntaria en REAP – India

María: voluntaria en REAP – India

  • Posted: Ene 22, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

Reach Education Action Programme (REAP) es una institución de los jesuitas. El objetivo principal es de proveer de una educación primaria básica a los niños y niñas de los slums y el progreso de la mujer en la sociedad india.

Educar es más que enseñar a leer y escribir, es enseñar además a comunicarse, a vivir en la sociedad. Enseñar, abre una ventana llena de oportunidades y transformaciones sociales. Por ello, la misión de REAP es impartir educación a aquellos que están excluidos de la sociedad. Durante dos veranos he podido trabajar en esta institución viviendo con niños y niñas que viven en la más absoluta pobreza.

Trabajar en REAP ha sido un honor para mí. La manera en como esta institución está intentando conseguir una vida más digna para los niños y niñas que viven en los slums, cómo les están dando la oportunidad de vivir en vez de sobrevivir es maravillosa. Los niños necesitan atención, educación y mucho más importante aún es que se les reconozca.

Donde he podido aprender cómo se trabaja, cómo se vive y cómo es la cultura de esta sociedad, es en Dolkhamb. Un pequeño pueblo con paisajes preciosos y gente muy sencilla. Allí no llegaba ni la red telefónica. Totalmente incomunicado del mundo.

He convivido durante dos veranos con 45 niñas de entre 8 y 16 años y su educadora. Todas ellas están en el programa porque en sus poblados no tienen acceso a la educación y sus familias no tienen recursos suficientes para mantenerles. Me destinaron a ese programa para que les enseñase inglés y para que conociese como se trabaja con las mujeres que viven en los alrededores de Dolkhamb y como son las escuelas más humildes de este país.

Las niñas con las que he podido convivir, no han conocido más que este pueblo o los poblados que hay alrededor. Nunca han visto una gran ciudad o se han relacionado con gente de fuera. Así lo primero que tuve que hacer fue adaptarme yo a su vida, intentar parecerme lo más posible a ellas, aunque ya solo con el color de piel y el idioma se hacía evidente las diferencias. Fue complicado los primeros días porque no hablaban nada de inglés y yo no hablaba nada de marathi o hindi. Pero conforme pasaban los días, las dificultades iban desapareciendo y todo resultaba mucho más fácil.

En unos meses han aprendido algo de inglés de manera dinámica con canciones y bailes, quizás lo más básico para desenvolverse en determinadas situaciones, y yo he aprendido a vivir con lo necesario, incluso con menos. Lo que me han enseñado esas 45 niñas no se puede explicar mejor que así: me han enseñado a vivir, a ser feliz con lo que se tiene y sonreír en los momentos más duros. Considero este pequeño pueblo del que os he hablado como mi hogar y a todas las niñas con las que he vivido parte de mi familia.

Siempre es difícil contar por escrito lo que he vivido o sentido y más ahora que yo estoy aquí y ellas allí. Solo espero que estas niñas y niños, las mujeres con las que he compartido algunos ratos sigan luchando por sus derechos y por cambiar las desigualdades que todavía se viven en el mundo.