Un grupo de organizaciones educativas jesuitas demandan responsabilidad estatal en educación al nuevo Gobierno de Guatemala

Un grupo de organizaciones educativas jesuitas demandan responsabilidad estatal en educación al nuevo Gobierno de Guatemala

  • Posted: oct 28, 2015 -
  • By: -
  • 0 Comments

Coincidiendo con las elecciones generales que se celebraron el pasado fin de semana en Guatemala y que acabaron con la elección como presidente del país de Jimmy Morales, un gran número de Instituciones Educativas Jesuitas han presentado EJEGUA, una propuesta de prioridades educativas que el nuevo Presidente tendrá que tener en cuenta con el fin de garantizar un sistema de educación pública que esté a la altura de la población guatemalteca.  

Esta propuesta de iniciativa política está impulsada principalmente por: la Universidad Rafael Landívar –URL-, el colegio Loyola, el liceo Javier, la Fundación Educativa Fe y Alegría, el Instituto guatemalteco de educación radiofónica -IGER- y el Proyecto Educativo Laboral Belice. Actualmente, estas instituciones ofrecen formación en todos los niveles educativos a más de 100.000 niños, niñas, jóvenes y adultos distribuidos por todo el país. Desde el nivel preparatorio al nivel universitario y en diferentes modalidades de educación formal, educación extraescolar formal y no formal y formación técnica profesional. Así, entienden que las circunstancias actuales que está atravesando el país representan una oportunidad para convertirse en un grupo interinstitucional que contribuya al análisis y a la propuesta para mejorar la situación educativa en Guatemala ya que ,a día de hoy, presenta graves problemas que afectan sobre todo a los grupos más vulnerable.

Este documento propone la reducción de la deserción educativa y una amplia cobertura, “fortaleciendo el programa de becas educativas y de educación formal acelerada o educación de segunda oportunidad para jóvenes que abandonaron el sistema educativo, puede abrirles una ventana de oportunidades” Alertan del alto porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan (25,1% o alrededor de 800.000 jóvenes según el INE) y proponen el fortalecimiento de la formación técnica integral y el generador de oportunidades de empleo digno por parte del Estado. Además, proponen la mejora de la calidad educativa mediante las técnicas de aprendizaje y las materias, incluyendo competencias fundamentales para la vida utilizando contextos de aprendizaje que propicien su desarrollo como ciudadanos activos que están comprometidos con el entorno social y ambiental en el que viven. También destacan la importancia de dotar con calidad al sistema educativo con educadores que estén formados y bien pagados y con centros educativos acondicionados y pertinentes.

Mientras que otros países ya sobrepasaron el 6%, Guatemala solo destinó el 3.2% de su PIB a la educación en 2015. Por lo tanto, en el documento se urge a incrementar la inversión social mejorando la recaudación y reduciendo la corrupción para crear alianzas con otras instituciones estatales y autónomas que puedan apoyar la educación. Por último y como reivindicación contra el carácter cortoplacista de las políticas públicas, entienden que las prioridades educativas y la asignación presupuestaria para esta política no pueden sufrir alteraciones electoralistas y deben ser establecidas como una prioridad para el Estado de Guatemala.  

Artículo extraído de la noticia completa  aquí